¿Qué son los ETF? Sus características, ventajas y desventajas

Seguro te preguntarás: ¿qué es un ETF? Pues aquí encontrarás la repuesta, sigue leyendo y lo aprenderás.

Los ETF son las siglas en inglés de Exchange-Traded Fund o lo que sería en español Fondos Cotizados en Bolsa. Son valores de inversión similares a los fondos mutuos pero que se negocian como acciones. Los inversores suelen comprar ETFs para seguir pasivamente un índice, como el S&P 500, e invertir a un costo menor que muchos fondos de índices.

ETF: fondos cotizados en bolsa. Características.

Un ETF son cestas de valores que tienen múltiples acciones, bonos y otros activos, o a veces incluso un solo activo como el oro. Esta calidad hace que los ETF sean similares a los fondos mutuos, especialmente a los fondos de índice o indexados. Sin embargo, a diferencia de los fondos mutuos, los ETFs se negocian como acciones, lo que significa que los inversores pueden comprar acciones o venderlas como si fueran títulos bursátiles.

Esta versatilidad de los ETF hace de ellos muy buenas herramientas para invertir ya sea en amplios índices de mercado como el S&P 500 o en sectores, como tecnología o salud, y en subsectores, como los medios de comunicación social. Otros ETFs han aprovechado las tendencias de inversión, como las acciones de cannabis recientemente o la robótica.

Características de los ETFs

Los ETFs tienen ciertas características que debes conocer para adentrarte en este mundo, aquí te las mencionamos:

  • Liquidez: Esta característica es determinada de acuerdo con el tipo de instrumento financiero que reúne la canasta. Por ejemplo: los ETFs de activos de renta variable como los índices bursátiles suelen ser muy líquidos gracias a que replican el comportamiento de los precios de las acciones que los componen.
  • Exposición al mercado: Los ETFs amplían la exposición al mercado debido a que permiten operar activos pertenecientes a un mismo país, sector o mixtos.
  • Flexibilidad: Estos productos permiten ser comprados y vendidos en cualquiera momento, durante la sesión bursátil.
  • Valor de la participación: Estos instrumentos replican una fracción del precio del conjunto de activos financieros, debido a que el valor de participación es menor y las comisiones también son menores.
  • Evolución: La evolución del precio de los ETFs es igual a los activos que los componen, por ejemplo: si un índice bursátil crece un 2% en el día, el ETF de ese índice también lo hará ese mismo porcentaje.
  • Arbitraje: En los momentos que el precio de los ETFs se aparta de la cotización de los índices, el gestor de fondos suele realizar operaciones de arbitraje para disminuir esa diferencia.

¿Cómo comprar y vender un ETFs?

¿Quiere saber cómo comprar y vender ETFs? Pues muy fácil. Lo puedes hacer a través de los mejores brokers online o el bróker de tu banco. También puedes comprar y vender en cualquier momento durante el horario normal de negociación, al igual que con las acciones.

Lo primero que tienes que hacer para realizar una operación de ETF, es elegir un cierto número de acciones para comprar o vender, como se haría con una acción de una empresa. Por ejemplo, si quieres comprar 1.000€ por acción de un ETF en particular y éste se negocia a 100€ de un ETF, tendrás que colocar una orden de compra de 10 acciones, usando el símbolo del teletipo del ETF.

Nota: Mientras que los ETFs se negocian en una bolsa como las acciones, un tercero, conocido como «participantes autorizados», o AP, se encarga de la compra y venta de los valores subyacentes del ETF, generalmente en grandes trozos de acciones conocidos como unidades de creación. De esa manera, el ETF no absorbe esos costos de negociación, y el precio del fondo permanece estrechamente ligado al del índice subyacente, independiente de la oferta y la demanda.

ETFs vs Índices bursátiles

Ya ha quedado claro que es un ETF, ¿cierto? Por eso ahora te enseñaremos cómo aprender a diferenciarlos de los índices bursátiles de la bolsa, puesto que ambos agrupan un número determinado de acciones. Sin embargo, existen  factores distintivos como los siguientes:

  1. Los ETFs suelen ser más económicos que los índices bursátiles, debido a que poseen una participación menor en el mercado.
  2. Los ETFs de índices replican los precios de las acciones que los componen, sin necesidad de que todas estas coticen sus valores en el mismo índice. Lo anterior quiere decir que un ETF del IBEX 35 puede componer acciones de Iberdrola cotizadas en la bolsa de Milán y no en el mercado de valores de Madrid.
  3. A diferencia de los índices bursátiles, los ETFs también replican los precios de activos pertenecientes a materias primas, divisas o instrumentos de renta fija.

Pros y contras de los ETFs

Los ETF pueden ser herramientas de inversión inteligentes para todo tipo de  inversores. Sin embargo, no son ideales para todos. Por eso antes de que inviertas en los ETF, te dejaremos que conozcas las conocer las ventajas y desventajas que tienen.

Ventajas de los ETF

  1. Diversificación

Al igual que un fondo mutuo, un ETF es una colección o cesta de valores, como acciones o bonos. Los inversores pueden acceder a docenas, o incluso cientos de acciones o bonos en un ETF.

Mantener varios valores de inversión en un fondo reduce la volatilidad, en comparación con la compra de sólo uno o pocos valores individuales.

  • Bajo costo

La mayoría de las ETF se gestionan de forma pasiva, por lo que no hay necesidad de una investigación o análisis costosos. Eso, a su vez, reduce los costos de gestión. Estos gastos deben ser considerados cuando se determina si un fondo cotizado está funcionando lo suficientemente bien como para trabajar en su cartera.

Los índices de gastos de los fondos cotizados, en promedio, son significativamente más bajos que los de los fondos de inversión. Muchos ETFs tiene gastos por debajo del 0,25%, o 25 dólares por cada 10.000 euros invertidos. Algunos ETFs tienen gastos tan bajos como el 0,03%. Por el contrario, el ratio de gastos para el fondo mutuo promedio en 2019 fue alrededor del 0,76%.

  • Eficiencia fiscal

Los fondos mutuos gestionados activamente comercian dentro del fondo, lo que crea una distribución de las ganancias de capital que a menudo es imposible para el accionista. Si bien las ganancias del ETF también son imponibles, su estructura generalmente las hace más eficientes desde el punto de vista que los fondos de inversión.

  • Órdenes de mercado

Al igual que las acciones, los ETF se negocian durante todo el día en las bolsas. Eso significa que los inversores pueden colocar órdenes de mercado, como ordenes de stop-loss y ordenes de límite. Un inversor puede poner una orden de stop-loss para vender automáticamente su ETF cuando alcance un determinado precio.

Desventajas de los ETFs

  1. Los costos de operación pueden sumarse

Al igual que las acciones, los ETFs a veces generan una pequeña comisión comercial cada vez que un inversor compra o vende acciones. Aunque la comisión o las tarifas de transacción son muy bajas, como $3 por transacción, los costos se suman rápidamente si se hacen transacciones frecuentes. Algunos corredores también ofrecen una selección de ETFs sin comisiones.

  • Demasiado concentrado en un nicho

Muchos ETF rastrean un punto de referencia sectorial muy específico o un área de nicho de mercado similar, como la tecnología. Esos tipos de ETF tienden a tener mayores oscilaciones de precios que un índice de mercado más amplio, como el S&P 500.

  • La tentación de sobre operar

Los ETF pueden ser negociados durante el día, como las acciones. Pero la capacidad de comprar y vender tan rápidamente puede hacer que sea tentador incursionar en el market-timing, lo cual puede ser más dañino que bueno.

Conclusión

Los ETF pueden ser herramientas de inversión inteligentes para casi cualquier tipo de inversor. Ofrecen bajos costos, diversificación y versatilidad en el comercio. En algunos casos, eso los convierte en una mejor opción que las acciones, los bonos y los fondos mutuos. En otros casos, los costos de negociación y la falta de diversificación en los fondos de nicho hacen que los ETFs sean menos ideales.

Los inversores a corto plazo y los operadores diarios que necesitan la capacidad de comerciar intradía y utilizar órdenes de mercado son los que más se benefician de los ETF. Los inversores a largo plazo que no comercian con frecuencia también pueden aprovechar los bajos índices de gastos de los ETFs, al tiempo que minimizan los costos de negociación. Por último, los inversores con cuentas de corretaje imponibles también pueden aprovechar las eficacias fiscales de los ETF.